Aquest lloc utilitza "cookies" pròpies i de tercers per a poder oferir-te un millor servei. En navegar pel nostre web acceptes el seu ús Más información x

Vitrificación de óvulos

Girofiv

¿En qué consiste?

La vitrificación de óvulos es una técnica de preservación de la fertilidad que consiste en la congelación ultrarápida de los óvulos para poder utilizarlos en un futuro.

Para la vitrificación de óvulos es necesario someterse a una estimulación ovárica previa con la finalidad de conseguir un número suficiente de óvulos (igual que en la fecundación in vitro FIV). Los óvulos se obtienen mediante una punción ovárica que se realiza en el quirófano, con una sedación suave. Posteriormente se congelan en el laboratorio mediante la técnica de vitrificación. Cuando la mujer desee quedar embarazada, sólo será necesario descongelar los óvulos y fecundarlos en el laboratorio. Los embriones obtenidos se transferirán al útero de la paciente para posibilitar la gestación.

¿Cuándo es aconsejable la vitrificación de óvulos?

Actualmente, una de las causas principales de esterilidad es el retraso en la edad en que las mujeres buscan el embarazo. En la sociedad actual, muchas mujeres priorizan la estabilidad personal y profesional antes de decidirse a tener un hijo, que acostumbra a ocurrir entre los 35 y los 40 años. Por eso, y porque la fertilidad femenina depende directamente de la edad, cada día hay más mujeres con problemas para conseguir el embarazo por vías naturales.

La vitrificación de óvulos es una de las mejores técnicas para preservar la fertilidad. Es recomendable en el caso de mujeres que se plantean retrasar la búsqueda del embarazo y desean tener opción de poder usar sus propios óvulos en el futuro.

Como para vitrificar los óvulos es imprescindible tener una buena reserva ovárica, se recomienda hacerlo cuanto antes mejor, ya que la calidad de los óvulos disminuye con la edad.

Esta técnica también es aconsejable en los casos de mujeres que se tienen que someter a tratamientos médicos de quimioterapia/radioterapia o cirugía sobre el ovario por la presencia de tumores o endometriosis, los cuales disminuirán su reserva ovárica. La vitrificación de óvulos con anterioridad a estos tratamientos tan agresivos permitirá realizar técnicas de reproducción asistida, después de su recuperación, si no se consigue embarazo de forma espontánea.

Preguntas con respuesta

¿Cuál es la edad idónea para congelar mis óvulos?

A partir de los 35 años la calidad de los óvulos disminuye significativamente de manera que, pasados los 40, es muy difícil conseguir un embarazo de manera espontánea. Por este motivo, si tienes entre 30 y 35 años y no tienes previsto ser madre a corto plazo, puedes congelar los óvulos para protegerlos del paso del tiempo y mantener tu fertilidad intacta.

¿En qué consiste el tratamiento para obtener óvulos? ¿Podré hacer vida normal?

Para obtener óvulos maduros es necesaria una estimulación ovárica previa, a través de un tratamiento hormonal que tiene una duración de 15 días aproximadamente. Durante este periodo será necesario realizar unos tres controles en la consulta del ginecólogo.

Posteriormente se programará una intervención sencilla, con sedación y en régimen ambulatorio. Este día, es aconsejable mantener reposo.

A continuación, los óvulos obtenidos se vitrificarán y guardarán en las mejores condiciones en el Banco de Óvulos de GIROFIV.

Las mínimas molestias que pudieran aparecer durante el proceso desaparecerán cuando termine el tratamiento.

¿Provoca efectos secundarios?

No, no es cierto que la estimulación ovárica necesaria para obtener óvulos conlleve un aumento del riesgo de padecer cáncer, un aumento del peso corporal, la aparición repentina de acné, ni tampoco otros efectos no deseados.

¿Puede avanzar la aparición de la menopausia?

No, el tratamiento no afecta a la edad en que la mujer inicia la menopausia. En condiciones normales, una mujer tiene una reserva de unos 300.000 óvulos. En cada ciclo ovárico inician la maduración de 100 a 200 óvulos, de los cuales sólo uno o dos llegan a ovular. El resto se pierden juntamente con la menstruación. Este proceso provoca la maduración de unos óvulos que igualmente se perderían, sin afectar al número total de óvulos que produce la mujer.

¿Cuánto tiempo se pueden mantener congelados los óvulos?

Técnicamente, siempre que se mantengan las condiciones de criopreservación (temperatura de – 196ºC en nitrógeno líquido), los óvulos pueden conservarse de forma indefinida.

Aun así, los óvulos congelados se suelen utilizar después de un periodo de 6 años de media.

¿Podré tener hijos de forma espontánea después del proceso?

Sí. La estimulación ovárica y la vitrificación de óvulos posterior no afecta a la reserva ovárica de la mujer. Los óvulos vitrificados son sencillamente una “reserva”, para cuando se decida ser madres y se tengan dificultades para conseguirlo.

¿Qué debería hacer cuando quiera utilizar mis óvulos congelados?

Cuando decidas utilizar los óvulos criopreservados, sólo será necesario descongelarlos e inseminarlos. Los embriones resultantes se transferirán al útero. Para ello es necesario, normalmente, prepararlo con un suave tratamiento

¿Qué probabilidad de embarazo tendré después de congelar mis óvulos?

Depende de distintos factores, principalmente del número y la calidad de los óvulos en el momento de ser congelados. En términos generales es una técnica muy eficiente y, por tanto, la probabilidad de conseguir un embarazo es alta.

¿Los niños nacidos de estos óvulos vitrificados son sanos?

Aunque se trata de una técnica muy nueva, los datos disponibles hasta hoy demuestran que no hay diferencias entre los niños nacidos por FIV procedentes de óvulos vitrificados y los nacidos por la misma técnica sin vitrificación. Podemos decir que el hecho de utilizar óvulos vitrificados NO incrementa el riesgo de problemas neonatales.