Aquest lloc utilitza "cookies" pròpies i de tercers per a poder oferir-te un millor servei. En navegar pel nostre web acceptes el seu ús Más información x

IMSI

Girofiv

¿En qué consiste?

IMSI son las siglas en inglés de Microinyección Intracitoplasmática de Espermatozoides Seleccionados Morfológicamente.

Esta técnica, utilizada en tratamientos de fecundación in vitro (FIV), consiste, como la ICSI, en introducir un espermatozoide dentro del óvulo, pero con la diferencia de que la selección del espermatozoide se realiza con un microscopio que tiene la capacidad de ampliarlo a más de 6000 aumentos. El microscopio ofrece una gran calidad de imagen y va asociado a un complejo software informático que controla su funcionamiento. La selección de los espermatozoides a este aumento permite visualizar estructuras y anomalías que, con microscopios convencionales, no sería posible.

Los estudios demuestran que hay una relación entre la presencia de alteraciones morfológicas y estructurales en la cabeza del espermatozoide (por ejemplo, presencia de vacuolas) con daños en el DNA. Esto provoca una disminución de tasa de fecundación del óvulo, de la implantación del embrión y, por tanto, del embarazo.

La IMSI permite seleccionar los espermatozoides con mejor morfología y conseguir mejorar las posibilidades de éxito en el tratamiento de fecundación in vitro (FIV). También disminuye las posibilidades de aborto.

¿Cuándo es aconsejable la IMSI?

Esta no es una técnica indicada en todas las parejas que realizan un ciclo de FIV, pero sí que se constatan mejores resultados en pacientes con fallos previos de FIV, muestra de semen con elevada fragmentación de su DNA y en casos de factor masculino severo.