Aquest lloc utilitza "cookies" pròpies i de tercers per a poder oferir-te un millor servei. En navegar pel nostre web acceptes el seu ús Más información x

Inseminación artificial

¿En qué consiste?

La inseminación artificial consiste en depositar una muestra de semen, previamente preparada en el laboratorio, dentro de la cavidad uterina, utilizando una fina cánula.. Esta técnica se practica en el momento de la ovulación para facilitar la unión entre el óvulo y el espermatozoide y aumentar así las posibilidades de fecundación.

En condiciones fisiológicas, cada mes y de manera alternativa, crece en el ovario una estructura llamada folículo que contiene en su interior un óvulo. Durante la ovulación, el ovario libera este óvulo, que es captado por la trompa de Falopio, donde, si procede, llegarán los espermatozoides, que serán los responsables de su fecundación y posterior implantación en la cavidad uterina.

Según el origen de la muestra de semen, hay que diferenciar:

A.Inseminación Artificial con semen de la pareja (IAC)

A.Inseminación Artificial con semen de la pareja (IAC)

Etapas de la IAC

  1. Estimulación hormonal y controles ecográficos

    Previamente a la inseminación artificial, es necesario estimular los ovarios con un tratamiento hormonal (FSH) para provocar el crecimiento de varios folículos y la ovulación de varios óvulos. Esta es la manera de aumentar la efectividad de la técnica. No obstante, es necesario hacer un control esmerado de este ciclo, valorar la sensibilidad del ovario a la medicación, evitar respuestas elevadas que podrían aumentar la probabilidad de gestaciones múltiples y adaptar el protocolo de inducción de la ovulación a cada respuesta.

    Por eso, es el ginecólogo especialista en reproducción asistida el encargado de realizar todos los controles y supervisar todo el proceso.

    Una vez determinado el momento de la ovulación, se programa la inseminación. En dicho momento, la pareja entregará una muestra de semen al laboratorio para poder procesarla y obtener los espermatozoides con los cuales se hará la inseminación.

  2. Preparación de la muestra de semen. Capacitación espermática

    Antes de la inseminación, es necesario preparar la muestra de semen en el laboratorio, mediante diferentes técnicas de preparación seminal.

    El mismo día de la inseminación, la pareja deberá entregar la muestra al laboratorio aproximadamente 90 minutos antes de la hora programada para la inseminación. Según recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud), es aconsejable mantener una abstinencia de relaciones sexuales de entre 2 y 7 días.

    Esta muestra se procesará en el laboratorio para seleccionar los espermatozoides de mayor calidad y movilidad, y separarlos del resto de componentes del semen como el plasma seminal, espermatozoides inmóviles o con movilidad reducida, y otras células.

    El objetivo final es conseguir los mejores espermatozoides y provocarles los cambios fisiológicos necesarios (capacitación espermática) para facilitar la fecundación del óvulo.

  3. Inseminación

    Es una técnica rápida, sencilla, e indolora.

    Consiste en cargar la muestra de semen procesada en una cánula fina. El ginecólogo la depositará, a través del cuello de la matriz, dentro del útero de la paciente.

    Tras unos minutos de reposo, la paciente puede abandonar el centro y mantener una actividad normal.

 

¿Cuándo es recomendable la Inseminación Artificial (IAC)?

Indicado

La Inseminación Artificial es una técnica sencilla, recomendable en casos de:

  • Alteraciones en los parámetros seminales
  • Disfunción ovulatoria
  • Endometriosis
  • Factor cervical
  • Factor inmunológico
  • Esterilidad de origen desconocido
  • Incapacidad para depositar correctamente el semen en el interior de la vagina
No indicado

Hay algunos casos en los cuales la IAC no está indicada:

  • Edad avanzada de la mujer
  • Bajo número de espermatozoides recuperados (por debajo de 3 millones post REM)
  • Elevada respuesta a la estimulación ovárica
B. Inseminación Artificial con semen de Donante (IAD)

B. Inseminación Artificial con semen de Donante (IAD)

Banco de semen

Todo el proceso es similar a la IAC. No obstante, en este caso, es preciso recurrir a una muestra de semen de donante.

Es importante que, antes de iniciar el tratamiento, la pareja tenga una entrevista con los biólogos para buscar el donante más adecuado.

Esta es una técnica simple y eficaz, ya que la muestra de semen presenta unas condiciones óptimas de calidad y cantidad de espermatozoides, y siempre proviene de un donante sano. Sólo es necesario descongelar la muestra de semen antes de procesarla en el laboratorio. El resto del proceso de capacitación espermática es idéntico al de la IAC.

¿Cuándo es recomendable la Inseminación Artificial con semen de donante (IAD)?

Indicado

La inseminación artificial con semen de donante (IAD) es recomendable en los siguientes casos:

  • El hombre padece enfermedades hereditarias
  • Incapacidad de los testículos para producir espermatozoides (azoospermia)
  • Factor masculino severo
  • Mujeres sin pareja masculina